Recojo trocitos -muy pequeñitos- de corazones rotos, para que cuando los leas el tuyo empiece a bombear con más fuerza. Y si te animas, puedes contarme lo que te pase por la cabeza.
~

No hay muchas diferencias entre un estadio lleno de aficionados vitoreando y una muchedumbre furiosa que no hace más que abuchear. En ambos casos, sólo se hace ruido. Como lo encajes, depende de ti.

Sue Sylvester, Glee 1x04.