Recojo trocitos -muy pequeñitos- de corazones rotos, para que cuando los leas el tuyo empiece a bombear con más fuerza. Y si te animas, puedes contarme lo que te pase por la cabeza.
~

¡Que a éste le llamen mundo! Hasta el nombre miente. Llámese inmundo y de todas maneras disparatado.