Recojo trocitos -muy pequeñitos- de corazones rotos, para que cuando los leas el tuyo empiece a bombear con más fuerza. Y si te animas, puedes contarme lo que te pase por la cabeza.
~

Y pasan los años, los meses, los trenes.
Y tú en el andén, pero siempre los pierdes.